La multa de tráfico por drogas es la sanción administrativa que se impone al conductor de un vehículo que conduce habiendo injerido drogas (estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes u otras sustancias similares) que le disminuyen los sentidos para poder conducir sin causar riesgo a los demás usuarios de la vía pública.

Multas de tráfico por drogas

¿A quién y quién pueden poner una multa de tráfico por drogas?

La respuesta de a quién y quién puede imponer una multa de drogas la encontramos en el artículo 28 del Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Circulación para la aplicación y desarrollo del texto articulado de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, que establece:

  • Que todos los conductores de vehículos a motor o bicicletas que se encuentren circulando están obligados a someterse a la prueba de detección de drogas cuando sean requeridos para ello. También lo están las personas que no conduciendo un vehículo a motor o una bicicleta se vean envueltas en un accidente de tráfico.

Y si la prueba de detección de drogas o drogotest resulta positiva se les impondrá la correspondiente multa de drogas.

  • La multa de tráfico por drogas la puede imponer cualquier agente de la autoridad que se encuentre regulando el tráfico y que haya realizado una prueba de detección de drogas que haya resultado positiva.

¿Cuándo se puede hacer una prueba de detección de drogas o drogotest?

Las pruebas de detección de drogas o drogotests podrán hacerse cuando:

  • Haya un accidente de tráfico. En este caso se efectuará una prueba de detección de drogas a cualquiera de los implicados en el accidente si se considera que hay indicios para ello.
  • Se aprecie, con síntomas evidentes, que un conductor conduce bajo los efectos de las drogas. Este supuesto está pensado para conductores que conducen en zig-zag o poniendo en riesgo la vida de los demás.
  • Haya un conductor que se le está imponiendo una multa de tráfico por la comisión de una infracción de las normas de circulación y se crea que pueda ir conduciendo bajo los efectos de las drogas.
  • Haya un control de drogas programado y el conductor de un vehículo sea requerido para que se someta a la prueba de detección de drogas.

La negativa a someterse a la prueba de detección de drogas o drogotest conlleva la inmovilización del vehículo.

¿A cuanto asciende la multa de tráfico por drogas?

Las multas de tráfico por drogas se consideran infracciónes de las normas de circulación muy graves (artículo 65 del Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, por el que se aprueba el Texto Articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial). Por lo que, el importe a abonar por una multa de drogas, según el artículo 67 del texto legal antes citado, puede ser de unos 500 € y a esto hay que añadir la retirada de 6 puntos del carné de conducir.

¿Cuándo recurrir una multa de tráfico por drogas?

Es difícil encontrar un motivo para recurrir una multa de drogas. La situación más común es no estar de acuerdo con el resultado de la prueba y pedir que se haga a través de un análisis de sangre, orina u otro similar.

Como para hacer este tipo de análisis se requiere el desplazamiento a un centro sanitario y esperar, puede ocurrir que los restos de la ingesta de drogas desaparezca del cuerpo durante ese plazo de tiempo, pero es muy poco habitual.

¿Qué pasa si no pago una multa de tráfico por drogas?

Si no se paga la multa de drogas, como en el resto de multas, se inicia un procedimiento sancionador que terminará, si el denunciado no se opone o recurre, con el embargo de bienes del denunciado, ya sea un coche, una cuenta corriente e incluso la posible devolución del IRPF.

¿Sanción administrativa/penal?

Las multas de tráfico por drogas no siempre son sólo una sanción administrativa. Si se han consumido drogas tóxicas, sustancias psicotrópicas o estupefacientes, se considera delito contra la seguridad vial y está penado por nuestro Código Penal (artículo 379) con una pena de tres a seis meses de prisión, más, según la gravedad de los hechos, la retirada del carné de conducir por un tiempo determinado.

Multas por drogas