Nuestra legislación penal, en una de sus últimas reformas, introdujo para el enjuiciamiento de delitos menos graves un nuevo tipo de juicios, los llamados juicios rápidos.

Juicio rápido por drogas

Los juicios rápidos son procedimientos judiciales, en teoría más ágiles, utilizados para juzgar delitos castigados con penas inferiores a 5 años de cárcel. Se inician a través de informes policiales, por lo que, los delitos contra la seguridad vial (alcoholemias, conducir bajo la ingesta de drogas…), son un claro ejemplo de estos tipos de juicios rápidos.

¿Cómo funciona un juicio rápido por drogas?

Un juicio rápido por drogas funciona como cualquier otro juicio rápido, es el mismo procedimiento, no tiene ninguna diferencia respecto a otros, como por ejemplo, al juicio rápido por alcoholemia.

Su funcionamiento viene recogido en los artículos 795 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Así, cuando un drogo test resulta positivo o la persona se niega a someterse al drogo test y, dadas las circunstancias de cada caso, los agentes de la autoridad pueden dar traslado del expediente policial al Juzgado de Guardia para que este, si lo considera oportuno, abra expediente penal, que se tramitará como juicio rápido por drogas.

Puede ocurrir:

  • Que según el estado en que se encuentre la persona (los síntomas que presente) y la gravedad de los hechos (se ha atropellado a alguien, se ha causado un accidente de tráfico…) sea detenida por la policía.

    En este caso, se le tomara declaración en comisaría, en presencia de su abogado (sino tiene se le nombrará uno del turno de oficio) y previo a la declaración, se le leerán sus derechos (no declarar, no declarar contra si mismo, no declararse culpable, ser asistido por un letrado, ser asistido por intérprete si lo precisa, derecho a poder hablar con su abogado después la declaración, etc).

    Una vez ha declarado en comisaría, se deja a disposición del Juzgado de Guardia, esto quiere decir, que cuando el Juez así lo indique, lo trasladarán de la comisaría al juzgado.

  • Que no se le detenga (mayoría de los casos). En este caso, se le da la citación para que se presente en el Juzgado en la fecha y hora que se le indique.

    En el expediente policial que se pasa al juzgado, además del resultado del drogo test, se debe indicar, no solo los datos identificativos y declaración del denunciado, sino también, todos los datos y las declaraciones de los testigos que hayan estado presente.

Una vez el expediente policial está en manos del Juzgado, se inicia el juicio rápido por drogas y el Juez acuerda lo siguiente:

  • La citación de todas las partes implicadas, denunciado y testigos para que acudan al juzgado y presten declaración sobre lo ocurrido (normalmente estas citaciones al tener que hacerse muy rápido se hacen por teléfono ya que, las declaraciones se llevan a cabo entre las 24 y 72 horas siguientes a que se haya cometido el supuesto delito)
  • Pedirá los antecedentes penales del imputado (el denunciado, cambia de nombre, ya no es denunciado, sino imputado)
  • También puede pedir que un perito-tasador tase los daños materiales que se hayan ocasionado, si es que los ha habido, si no, no tiene sentido.
  • E intentará por todos los medios al alcance de su mano, reunir toda la documentación y todas las pruebas necesarias para poder juzgar la supuesta comisión del delito con todas las garantías. El ministerio fiscal (acusación pública) y el abogado del imputado (defensa) también pueden solicitar las pruebas que consideren importantes y el juez las aceptará o no.

Una vez ya se han reunido todas las pruebas, el Ministerio Fiscal se reúne con el abogado del imputado e intentan alcanzar un acuerdo, es decir, el Ministerio Fiscal le dice cual es la pena que va a solicitar para el imputado y si el imputado está de acuerdo y se conforma con esa pena (asume los hechos), se le reduce en un tercio y el procedimiento termina ese mismo día con una sentencia de conformidad (el imputado se declara culpable de los hechos y se conforma con la pena solicitada por el Fiscal, y por ello, por conformarse, se le reduce en un tercio).

Mención a parte merece el hecho de que la mayoría de juicios rápidos por drogas acaban en conformidad, al igual que ocurre con los juicios rápidos por alcoholemias.

Si el imputado no se conforma con la pena, el juicio rápido por drogas seguirá su procedimiento.

Así, el Ministerio Fiscal le expondrá y justificará al Juez la pena que solicita para el imputado y el abogado del imputado defenderá a su cliente, normalmente pedirá la absolución (que no sea condenado) alegando el incumplimiento de algún requisito legal.

Es posible, aunque poco habitual, que en el juicio rápido por drogas se encuentren más personas implicadas, por ejemplo, los propietarios de los vehículos que hayan sido deteriorados. Pero, habitualmente, esto no ocurre porque el delito es detectado en controles rutinarios.

Una vez el Ministerio Fiscal y el abogado han expuesto su postura ante el Juez, este debe tomar una decisión y será una de las siguientes:

  • Considerar que hay indicios suficientes de la comisión del delito y dictar la apertura del Juicio Oral (la vista), en cuyo caso, se señalará fecha y hora para que se lleve a cabo, y dado el colapso judicial puede ser hasta un año y medio después.
  • Puede decidir que faltan pruebas por hacer y que como no se pueden hacer ese día, se seguirá el procedimiento como procedimiento abreviado y no juicio rápido (el procedimiento abreviado es el procedimiento penal habitual, no es especial como el juicio rápido, aunque terminará como este, en juicio oral).

Una vez se declara la apertura del juicio oral, el Ministerio Fiscal y el abogado defensor deben presentar sus escritos de acusación y defensa, respectivamente, y el expediente quedará pendiente de que se celebre el juicio oral.

¿Qué es el Juicio Oral (vista)?

Es la vista que se celebra tras la tramitación del juicio rápido por drogas.

La vista no se hará en el Juzgado de Guardia, este solo lleva la instrucción, se hará en el Juzgado Penal correspondiente.

¿Cómo funciona el juicio oral (vista)?

El funcionamiento del juicio oral (vista) está establecido en los artículos 786 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Y se trata de la celebración del juicio tal y como lo conocemos comúnmente.

La vista se celebrará en una sala, donde primero el juez, después el ministerio fiscal y, por último el abogado defensor, realizaran una serie de preguntas sobre los hechos que pueden o no ser contestadas, es uno de los derechos del imputado. Se puede contestar a todas, a ninguna o solo a algunas de las preguntas.

Después se interrogará uno a uno a los testigos y peritos, si hubiera, que en este tipo de juicios no es habitual. Aunque si comparecerán como testigos los agentes de la autoridad que redactaron el informe policial que dio lugar al procedimiento penal.

Para terminar, el Juez otorgará la palabra al Ministerio Fiscal y al abogado o abogados presentes para que defiendan verbalmente qué piden, condena o absolución, y justifiquen por qué lo piden (se denomina: conclusiones).

Una vez terminan las conclusiones el juez dejará el juicio visto para sentencia.

Y la sentencia puede ser dictada al día siguiente o pasados seis meses, dependerá de lo colapsado que esté el Juzgado. Una vez dictada la sentencia, si no estamos de acuerdo, podemos recurrir.

¿Cuál es la pena?

  • Por conducir bajo la influencia de drogas tóxicas, sustancias psicotrópicas o estupefacientes, la pena es de 3 a 6 meses de cárcel o multa de 6 a 12 meses o con trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, más la retirada del carné de conducir por un periodo de 1 a 4 años (artículo 379 del Código Penal).
  • Por negarse a someterse a la prueba (drogo test) la pena es de 6 meses a 1 año de prisión, además de la retirada del carné de conducir por plazo de 1 a 4 años (artículo 383 del Código Penal).

Juicio rápido por drogas